El que pierda la vida por mí y por el evangelio la ganará

Jesús, amando entrañablemente al Padre y a los seres humanos, nos ha dejado la prueba más grande de su amor entregando su vida sin que nadie se la pidiera. Lo dice él mismo en el Evangelio de Juan: Nadie me quita la vida, yo la entrego libremente (Jn 10,18).

Hoy en el Evangelio encontramos esta bella invitación a seguir a Jesús entregando la vida por él y por el Evangelio.  Es, parece ser, la única forma de ganarla y de ganarla para siempre.

La cultura de hoy nos introduce  en los ámbitos de lo privado, no encontrado la llamada a vivir para los demás eco en nuestros corazones. Y, sin embargo, somos seres recibidos para entregarnos totalmente al bien de nuestros hermanos, y como decía el P. Fundador, a hacer bien a la humanidad, en Dios por Dios y para Dios.

Reservarse la vida para uno mismo es lo más contrario al Evangelio y al carisma que hemos recibido. Además, reservarnos la vida nos empobrece, porque nos encierra en una porción pequeñísima de la merced de Dios, cuando él la ha derramado sobre todos y cada uno de los seres humanos para compartirla. Todo lo que hemos recibido no nos pertenece. Es de todos aquellos seres humanos a los que Dios ama. Por tanto, si tu corazón siente y sabe que de alguna forma te reservas la vida, estás robando a los hijos e hijas de Dios la gracia que solamente a través de ti recibirán, porque lo que tú estás llamada a compartir no se lo puede dar otra persona. Tú, con la gracia y vocación que Dios te ha dado, y con todos los dones de naturaleza y gracia como decía nuestro P. Fundador, darás a las demás personas lo que necesitan para amar más a Dios y para liberarlas de sus esclavitudes.

Por eso pedimos hoy acoger la vida en plenitud y la gracia del Evangelio en profundidad para donarla. ¡Derramemos sobre los demás vida y vida en abundancia! para que Jesús nos pueda decir: Ven, bendita de mi Padre, porque no te has reservado la vida y la has entregado libremente para llamar constantemente a otros seres humanos a la existencia y a la libertad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s