Hermana Mercedaria de la Caridad, acércate con humildad al Corazón de Jesús y contémplalo

Acércate, hermana Mercedaria al Corazón de Jesús y recuesta tu cabeza sobre él, como hizo Juan. Y contempla allí ese corazón que tanto ha amando a los hombres. Adéntrate en sus sentimientos y bebe en su costado abierto el “amor redentor” que tienes que derramar sobre el mundo.

Aprende:

  • A vivir unida al Padre, a adorarlo y bendecirlo,  a vivir en sus brazos confiando y amando, como vivió Jesús. Aprende en Jesús en vivir en intimidad con el Padre por medido de la oración y a buscar en todo su voluntad
  • A vivir la unidad interior en comunión con el Espíritu, expresando esta unidad cósmica con tus hermanas de comunidad y con todas las personas
  • El amor que se entrega en gestos sacramentales, sobre todo en la vida de los pobres
  • El silencio que crea y recrea el mismo amor, y que le da coherencia y solidez
  • La palabra que edifica todo el entramado humano y lo convierte en benevolencia, dulzura y comprensión
  • La humanidad que rezuma un corazón divino, para que seas humana siempre y en todo, humana desde el amor divino, que es lo mismo que vivir encarnando en la historia el amor salvador de Dios
  • La misericordia, para que sientas el perdón en tu vida y lo derrames sobre todas las personas, ofreciendo a todos los seres humanos  la capacidad que tienen de expresar y recibir un amor original y único
  • La mansedumbre, para que todos tus gestos lleven a las personas hacia la fuente inagotable del amor de Dios
  • La humildad, para ser humus que fecunde las tierras del mundo, de la historia, de la Iglesia y de cada uno de los hijos de Dios
  • Evangelio, para ser buena noticia para todos
  • Verdad, para ser como Jesús, verdadera en todas tus palabras y acciones
  • Libertad, para ofrecer a muchos un camino libre del poder, del tener y del ser
  • Pasión por la vida, para generala allí donde no se encuentra y para convertir en misterio pascual tu andadura vocacional..

Acércate al Corazón de Jesús, Hermana Mercedaria y reclina tu cabeza sobre El. Gózate en su intimidad, en su amor, en su presencia, en su humanidad, en su manantial de gracia, en su silencio creativo y en su maravillosa historia de amor contigo. Acércate hoy a su Corazón. Deja que Él modele tu corazón al contacto con el suyo.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s