Las Constituciones, un camino de peregrinación en la fe para alcanzar la plenitud de nuestra vocación

Las Constituciones son un camino de peregrinación en la fe para alcanzar la plenitud de nuestra vocación. Las Constituciones, como dice el Capítulo VIII de las mismas,

Expresan la identidad, la finalidad y la fisonomía de la Congregación. Por tanto, la finalidad y la identidad del Instituto y de nuestra vocación de Hermanas mercedarias de la Caridad.

Debemos orar con ellas frecuentemente, estudiarlas, asimilarlas y vivirlas a nivel personal y comunitario, para mantener viva la propia identidad y la propia vocación.

 

 Son, pues, las Constituciones, junto al Evangelio, el libro de nuestra vida y de la vivencia en esencialidad de nuestra vocación. Por eso, se nos invita, desde esta Capítulo  8 de la fidelidad a orar con ellas frecuentemente, a estudiarlas, asimilarlas y vivirlas. Si hacemos el camino tenemos garantizada nuestra felicidad personal y la realización de nuestra vocación en esta familia religiosa de la que formamos parte.

Son, además, el camino espiritual, de peregrinación en la fe, para dar la mejor respuesta a la llamada que Dios nos ha hecho para hacer  bien a la humanidad y para “curar todas las llagas, remediar todos los males, calmar todos los pesares, desterrar todas las necesidades y enjugar todas las lágrimas”. Ellas nos acompañan, con su exigencia, en el camino de la esperanza que realizamos en la misión, dando a conocer a Jesucristo Redentor, a María de la Merced y siendo la providencia visible de los pobres.

Cada palabra de las Constituciones es palabra de Dios en clave de carisma redentor. Cada número de las mismas ilumina nuestro corazón y nuestra vocación estimulando una respuesta, siempre esencial y fiel, a lo que Dios nos va pidiendo en el día a día. Si queremos conocer de verdad la voluntad de Dios para nuestra propia existencia la encontraremos en el Evangelio, pero también en nuestro libro de vida. Como dice también el número 191, consideramos un gozo y un compromiso real con Dios, la Iglesia y el mundo vivir el Evangelio en clave redentora, expresado a través de las Constituciones de la Congregación.

Coherentes con la opción hecha

y profesada públicamente

Las asumimos como una guía segura (aquí está la clave  de su importancia: son una guía segura) y un medio eficaz (no cualquier medio… garantizado y aprobado por la Iglesia, para poder vivir

  • en fidelidad a Dios Padre
  • que nos llama en Cristo y nos conforma con Él y su misión
  • mediante la fuerza divinizadora y santificadora del Espíritu…

No se pueden decir cosas más bellas y más importantes en pocas palabras. Lo que nos lleva a pensar que sin las Constituciones nuestro camino de realización como hermanas mercedarias de la caridad nunca será un camino de plenitud. No podemos tener las Constituciones formando parte de la estantería de los libros para cogerlas de vez en cuando, sino que tienen que estar en un lugar importante que es, primeramente, nuestro propio corazón, y, también, nuestra mesita de noche. No deberíamos irnos a descansar ninguna noche sin haber leído, orado, reflexionado, interiorizado y hecho nuestro algún punto de las Constituciones. Y, sobre todo, con ellas tendríamos que confrontar todos los días nuestras actitudes, motivaciones profundas, nuestros deseos, nuestras esperanzas y nuestros comportamientos. En definitiva, nuestro camino de fe y de vocación en la comunidad y en la misión.

Además, como muchas veces hemos dicho también, son una camino bellísimo de liberación interior y encierran, en sí mismas, toda la belleza del Dios Trinidad encarnado en la historia de la humanidad como “merced” “ágape de comunión” y “liberador de esclavitudes”. Ellas, así mismo, nos ponen en intimidad con Aquel que sabemos nos ama y que nos conduce por los caminos de la historia como parábola, siempre ardiente y fiel, de un amor que sacia y da la paz, como decía nuestro Fundador.

Por eso, en este día 24 de abril, renovamos nuestro amor a la vocación recibida y a las Constituciones que la hacen visible, la enriquecen y le dan plenitud.

 

untitled

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s