La palabra de Dios hoy nos pide “conversión” poniéndonos en el camino del amor al prójimo…

62fb70e4e8371efe9c2d9ed2659fc1a6

Comienza la primera lectura diciendo: Seréis santos porque yo, vuestro Dios, soy santo. Y a continuación pone de manifiesto una serie de actitudes y comportamientos con respecto al prójimo, o a nuestro hermano, que son todas acciones de un amor intenso hacia la persona que está delante de nosotros y que consideramos nuestro hermano  o hermana…

  • No robarás, ni engañarás, ni defraudarás a ninguno de tus hermanos
  • No jurarás ante nadie profanando el nombre de Dios
  • No explotarás a ninguno de tus hermanos ni extorsionarás
  • No retendrás el jornal del obrero hasta el día siguiente
  • Juzga con justicia y no seas parcial, ni frente al rico ni frente al pobre
  • No andarás con cuentos de aquí para allá ni declararás en falso contra tu prójimo
  • No odiarás de corazón a tu hermano
  • No te vengarás ni guardarás rencor contra tu pariente

AMARAS A TU PROJIMO COMO A TI MISMO…

Y el Evangelio, la página evangélica que muchas veces ha puesto la Congregación en sus escritos como evaluación de nuestro amor a los demás, evaluación que, por otra parte pone el Evangelista Mateo para cada cristiano, nos lleva a profundizar   y a vivir el amor “expresado en gestos sacramentales” que son los únicos que liberan a los hombres y mujeres de sus esclavitudes y que, definitivamente, nos harán entrar en el Reino, o en la santidad de Dios… Ven, bendito o bendita de mi Padre porque tuve hambre y me diste de comer, estuve desnudo y me vestiste, estaba enfermo y viniste a verme… Acciones con verbos de dinámicos que nos llevan a practicar un amor real con respecto a nuestros hermanos. Porque la santidad nuestras, como la santidad de Dios por otra parte, está en EL AMOR INTENSO POR CADA UNA DE LAS CRIATURAS CREADAS Y LA FIDELIDAD EN EL AMOR A CADA UNA DE ELLAS.

Si algún día la gracia nos pusiera en el amor intenso a los demás como nos amamos a nosotros mismos y buscamos lo mejor para nosotros mismos, habríamos vencido la batalla y la humanización, la fraternidad en el amor y la globalización de la justicia y de la liberación serían una realidad.

Este camino que nos marca las lecturas del día de hoy es el camino verdadero para recorrerlas autopistas del cambio y de la renovación que esperamos, en definitiva, para entrar la santidad de Dios, con la que todas soñamos. No hay verdadera santidad sin un camino real de amor a todos, especialmente a los enemigos. Y tampoco no hay verdadera realización de nuestra vocación si no nos iniciamos cada día en este camino y lo vivimos con la misma pasión que Jesús vivió el amor del Padre con sus semejantes.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s